Noticias

¿Qué significa frustration free packaging?

Traducido al castellano el “Frustration Free Packaging” sería algo así como ‘embalaje libre de frustraciones’. Es una política que nació en el seno de Amazon, cuando el propio Jeff Bezos decidió que un ecommerce como el suyo (conocido como la ‘tienda de todo’) debía ponerse al frente de la lucha por el uso indiscriminado de embalajes. La premisa es clara y meridiana: Amazon quiere que en sus envíos se incluya solo lo imprescindible, el packaging debe ser 100% reciclable, y ambos aspectos no pueden afectar a la satisfacción del cliente.

El Frustration Free Packaging nace de un análisis pormenorizado de los datos que maneja Amazon (sacando así el máximo partido al famoso Big Data), que sirvió para localizar varios puntos clave a mejorar:

  • Productos dañados
  • Embalajes de gran tamaño, que no son necesarios.
  • Paquetes difíciles de abrir, y que decepcinan todavía más a un cliente que lo único que quiere es su producto.

¿Y cuál es, por lo tanto, el objetivo final? Tan sencillo como crear una experiencia de unboxing totalmente satisfactoria en el receptor de un envío, también conocida como Branding Packaging Experience, pero reduciendo a la vez el desperdicio de envases y minimizando los costes de producción y mensajería. De todo esto se desprenden otros beneficios colaterales muy relevantes como la disminución de la huella de carbono.

1 de octubre de 2019, la fecha que lo cambiará todo

Realmente, el Frustration Free Packaging no es un concepto nuevo. Hace más de 10 años que está vigente en Amazon. El gran cambio es que a partir del 1 de octubre de 2019 todos los ‘vendors’ de la plataforma se tendrán que acoger a esta política.

El ajuste volumétrico de los millones de paquetes que se envían por todo el mundo con el famoso cartón ondulado de Amazon, permite tanto a vendedores como empresas de reparto optimizar el espacio que ocupan. Para ello, desde la fecha mencionada, los productos de un tamaño superior a 45,5 x 34,0 x 26,5 cm, o que pesen más de 12,3kg, tendrán que estar diseñados y certificados como «listos para enviar». ¿Cuál el primer beneficio? Amazon lo recibe del vendedor ya listo para enviar, sin necesidad de usar más elementos de embalaje.

¿Hay casos de éxito?

Evidentemente, sí que hay cifras que avalan el éxito de esta política. Solo en 2017, Amazon consiguió reducir un 16% el total de embalajes utilizados, es decir 305 millones de cajas que no fueron necesarias utilizar.

En cuanto a sectores, hay varios ejemplos llamativos. Por ejemplo, en el sector de alimentos para perros en línea, Hills Premium desarrolló un embalaje que ha reducido los desechos en un 34%, mejorando a su vez la eficiencia del transporte.

¿Quieres aprender todo lo necesario sobre el Frustation Free Packaging y adaptar tu ecommerce a las exigencias de Amazon?

Puedes hacerlo registrándote aquí en el Bootcamp del mes de septiembre, organizado por Board of Innovation con todos los socios de Blue Box Partners.

Editor¿Qué significa frustration free packaging?